Diferencias entre impresoras láser y de tinta

Diferencias entre los cartuchos de tóner y de tinta

Aparte del tamaño de impresión del papel (A3 o A4), una de las decisiones más importantes al elegir una impresora es la tecnología: láser o de tinta.

Es posible que lo que te voy a decir te parezca una obviedad. Pero hay mucha gente que piensa que es lo mismo un cartucho de tinta que uno de toner.

Mientras muchas personas utilizan indistintamente los términos tinta y tóner para referirse a los consumibles, el hecho es que son dos productos completamente diferentes.

A pesar de que el tóner y la tinta ambos son utilizados por las impresoras, eso no significa que sean intercambiables.

Cuando compras consumibles impresoras es importante conocer los cartuchos que son compatibles con la máquina a la que le vas a sustituir el consumible. De otra forma, intentar meterle un cartucho que no corresponde a la máquina al final ocasionará que no funcione y en algunos casos puede llegar a estropearla.

Afortunadamente las impresoras suelen tener impedimentos físicos para impedir que les entre el cartucho equivocado.

Funcionalmente las principales diferencias entre los cartuchos de toner y la tinta están en el tipo de impresora que los utiliza. Luego existen diferencias en cuanto al precio; los cartuchos de tóner suelen ser considerablemente más caros que los de tinta.

Principales diferencias entre el tóner y la tinta

Las características físicas de los cartuchos de tinta y de tóner suelen ser muy diferentes tanto en términos de diseño como en su contenido.

Por un lado el tóner es un polvo mientras que la tinta es un líquido. Los cartuchos de tinta y de tóner son utilizados ambos para imprimir documentos y fotos, pero los métodos mediante los cuales las impresoras que utilizan tinta o tóner son fundamentalmente diferentes.

Para conocer en profundidad porque cada uno utiliza diferentes tipos de materia prima tenemos que mirar un poco más hacia la funcionalidad de una impresora de tinta y compararla con una láser.

Las impresoras láser utilizan cartuchos de tóner

Debido al proceso conocido como xerográfico, la tinta no es una materia prima que pueda servir para imprimir un documento con este método.

Los dos principales componentes del tóner son el óxido de hierro y la resina plástica. Las impresoras láser no imprimen el toner directamente sobre el papel.

En lugar de ello, un emisor de un rayo láser dibuja un diseño de carga electrostática sobre un tambor de metal. Este tambor de metal (tambor fotoconductor), está recubierto por una película de un material fotoconductor y se encuentra continuamente girando.

El rayo láser dibuja sobre el tambor un patrón a imagen y semejanza del documento que se quiere imprimir desde el ordenador.

Este patrón está dibujado con cargas electrostáticas. Allí donde incide el láser cambia el comportamiento electrostático del tambor fotoconductor.

Posteriormente, este tambor, que continuamente está girando es expuesto a un depósito de toner. Las partículas de toner, gracias a su componente de oxido de hierro, se adhieren a los puntos del tambor donde el láser ha dibujado una carga electrostática.

Luego, el tambor sigue girando y transfiere a un papel el toner que previamente se le adhirió. El papel queda así con el toner dispuesto para reproducir la imagen que se envió desde el ordenador.

Finalmente, el papel con el tóner transferido pasa a través de unos rodillos calientes que lo que hacen es fundir las partículas de toner sobre las fibras de papel. Obtienes una hoja impresa con partículas de plástico derretidas sobre el papel.

Las impresoras de tinta utilizan cartuchos de tinta

La tecnología de inyección de tinta es un poquito más fácil de entender. Pero aún así no deja de ser impresionante.

Como su nombre sugiere, las impresoras de tinta requieren cartuchos de tinta. La tinta líquida está contenida dentro del cartucho y la única forma que tiene de salir es a través de un cabezal que contiene muchos inyectores.

Los inyectores son como microtubos a través de los cuales pueden salir microscópicas gotas de tinta.

La tecnología responsable de controlar los microinyectores en una impresora de tinta varía dependiendo de la marca y el modelo.

Por ejemplo las impresoras de inyección de tinta térmicas utilizan el calor para controlar el flujo de tinta dentro de los inyectores y expulsarla hacia el papel. Los principales fabricantes de impresoras con esta tecnología son HP y Canon.

Por su parte las impresoras piezoeléctricas, cuyo principal exponente es Epson, utilizan las vibraciones de un cristal piezoeléctrico para expulsar las gotas de tinta.

En cualquier caso la información que envía el ordenador se traduce en un flujo de gotas de tinta que salen del cabezal del cartucho.

Comparando los beneficios del tóner y la tinta

Aparte del formato y funcionalidad de la impresora, los beneficios que pueden tener para el usuario las impresoras de tóner o de tinta también son diferentes.

Después de desglosar los principales diferencias entre los dos tipos de impresoras y sus cartuchos, como compradores nos puede interesar comparar otros factores que son más secundarios.

Los compradores más conscientes, como pueden ser las oficinas, pueden valorar el coste por página impresa así como también la velocidad ,la calidad de impresión y el precio global de la máquina.

El consumidor puede elegir si prefiere los beneficios del todo o la tinta cuando ellos compren su próxima impresora.

Coste del cartucho

El coste de reposición del cartucho es un factor considerable a tener en cuenta, especialmente cuando los compradores quieren decidir entre el toner y la tinta.

Los cartuchos de impresora varían considerablemente en cuanto a su precio, pero en general los cartuchos de tóner son más caros. Mientras los de tinta, aunque inicialmente son más baratos, el coste es puede ser superior si consideramos el funcionamiento a largo plazo.

A pesar de que el coste de los cartuchos de tóner es más elevado, estos cartuchos suelen imprimir más páginas que los cartuchos de tinta. Por lo tanto, a largo plazo pueden ser más económicos.

Por el contrario, los cartuchos de tinta aunque puedan parecer más baratos inicialmente, a la larga pueden convertirse en un elemento demasiado costoso.

Otro factor a considerar es que los cartuchos de tóner, al durar más, requieren menos intervenciones por parte del usuario para cambiarlo cuando ya se han agotado.

Velocidad y capacidad

Las impresoras láser son las preferidas por el consumidor que busca velocidad de producción.

En general las impresoras que utilizan toner son mucho más rápidas que aquellas que utilizan tinta. El proceso que tiene lugar dentro de una impresora láser, aparte de ser altamente preciso, permite imprimir grandes bloques de trabajo de una manera rápida y eficiente.

Las impresoras de tinta son bastante lentas en comparación. Aquí tengo que hacer la salvedad de las impresoras láser profesionales, que consiguen unas velocidades que en ocasiones superan a las láser.

La causa de la mayor lentitud de las impresoras de tinta se debe principalmente a que la tinta debe secarse sobre el papel antes de que éste se deposite en la bandeja de salida.
Desde que sale una hoja impresa por una impresora de tinta, debe pasar algún tiempo antes de que la siguiente hoja pueda salir. De lo contrario la tinta de una hoja podía transferirse al reverso de la hoja siguiente.

La calidad de la imagen

A pesar de que las impresoras de tinta son más adecuadas para imprimir fotos debido a que con ella se consigue una mayor gradación de colores, la nitidez de la imagen que se consigue con las impresoras láser puede ser superior.

El proceso mismo de impresión de una impresora de tinta hace que la gota de papel difunda sobre el papel, con lo cual los bordes no están tan definidos como una impresora láser.

Para conseguir una calidad equivalente una láser habría que utilizar papeles especiales lo cual puede encarecer los costes de impresión.