Guía para comprar un cartucho de toner

cartucho-toner-hp-impresora

El cartucho de tóner

El tóner es un polvo seco que es utilizado en las impresoras láser, fotocopiadoras y en las antiguas máquinas de fax.

En este tipo de máquinas basadas en el método xerográfico,  se producen impresos con imágenes y texto más líquidos que las de tecnología que utilizan tinta.

Las impresoras láser son ideales para negocios y todo tipo de oficinas que realicen muchos impresos con un alto porcentaje de texto. Esto es debido a que el tóner tiene una serie de propiedades que le confieren ventajas sobre la tinta.

En primer lugar, el tóner, al ser un fluido seco, no tiene que secarse sobre el papel, con lo que la velocidad de las impresoras puede ser mayor.

Por otro lado, los impresos en tóner suelen tener líneas muy definidas y una gran nitidez.

Antes de comprar un cartucho de toner asegúrate de que es compatible con tu impresora.

Cómo funciona el tóner

El tóner es un polvo que consiste en dos partes: pigmentos y plásticos.

El pigmento es lo que le da el color a los textos e imágenes que se imprimen. Es mezclado junto con el plástico, que es de alguna forma el vehículo por el que queda fijado al papel.

Una vez transferido al papel, el tóner se fundirá cuándo pase a través un rodillo caliente , que es el fusor de la impresora. El plástico junto con el pigmento se derrite y se queda adherido al papel.

Consideraciones al comprar cartuchos de tóner

Antes de comprar un cartucho de tóner debes considerar varios factores.

En primer lugar debes asegurarte que compras el cartucho de toner que es el adecuado para tu impresora. Los cartuchos de tóner son específicos para el modelo de impresora.

La forma más rápida de terminar qué clase de cartucho de tóner necesitas es mirar al la referencia del fabricante que tiene el cartucho que está instalado en la impresora. Abre la compuerta por donde introduces el cartucho e inspecciona las referencias que tenga.

También puedes utilizar la referencia de la impresora que puedes encontrar en una placa que suele estar en la parte trasera de la impresora.

Quizás el método más práctico consista en mirar el modelo de impresora y comunicárselo a tu proveedor o buscar en google “modelo de impresora” + “toner”.

La duración del cartucho de toner

Otro aspecto que debes contemplar es la capacidad del cartucho. Los fabricantes te pueden proponer cartuchos de tóner con diferentes capacidades, de forma que el número de hojas que puedes imprimir puede variar considerablemente. A mayor capacidad, más te costará el cartucho, pero menor será el coste por página impresa.

Los fabricantes suelen especificar el número de páginas que imprime el cartucho en las especificaciones técnicas que publican en su web. A modo de ejemplo, tienes las especificaciones de un toner HP . También suele venir la duración del cartucho de toner en las especificaciones de la impresora, como en el caso de esta multifunción Brother.

Es cuestión de hacer números. En todo caso no compres un cartucho de alta capacidad si te va a durar más de 6 meses. El toner podría apelmazarse en su interior debido a la humedad y perderías parte de la inversión que has realizado.

Color de los cartuchos de toner

Si tienes una impresora monocromo no tendrás que preocuparte por averiguar el color que debes sustituir. Si deja de imprimir o imprime flojo, sabes que debes cambiar el cartucho negro, el único cartucho de toner que tiene.

Sin embargo, las impresoras láser a color suelen trabajar con 4 cartuchos, uno para cada color. Tienes además del negro, el cian, el magenta y el amarillo.

Cada cartucho tiene un rendimiento predeterminado por el fabricante. Las impresoras domésticas tienen cartuchos de baja capacidad, usualmente para imprimir 1000 o 1500 páginas. Las impresoras profesionales pueden llevar cartuchos de  9000 o incluso 17000 páginas.

Las impresoras suelen tener un chip o placa de circuitos que va contando el número de páginas que han sido impresas. Cuando el cartucho llega al rendimiento en páginas teórico, salta un mensaje en el panel de la impresora o incluso en el ordenador indicando cual es el cartucho que hay que cambiar.

Sin embargo, esto es un cálculo teórico. Si has utilizado poco un determinado color, lo más probable es que termines desechando el cartucho cuando todavía le quede toner dentro.

A la inversa, si has gastado un mayor porcentaje de un determinado color, es probable que el toner del cartucho se agote antes de llegar a su rendimiento teórico.

En este último caso puedes adivinar que color se ha acabado por la coloración de las impresiones que obtienes. Si observas que hay una mayor predominancia del color naranja, es probable que se haya agotado el cartucho cian. Si observas más tonos violáceos, es probable que el vacío sea el amarillo. Y si lo que observas es una predominancia de tonos verdes, puedes sospechar que tienes poco toner magenta.

Cartuchos de toner compatible

Una consideración que puedes hacerte es la de utilizar cartuchos de toner compatibles.

En teoría los cartuchos de toner originales son los que te deberían dar una mayor calidad de impresión y menos problemas. Sin embargo, su precio hace que en la mayoría de los casos sean prohibitivos.

Los fabricantes de impresoras obtienen sus beneficios principalmente de la venta de cartuchos, así que utilizan todo tipo de estratagemas para asegurarse que le pones cartuchos originales a sus impresoras.

Una solución que puedes tener es la de buscar toner compatibles que tengan una marca o reputación reconocida.

¿Como saber el número de páginas impresas?

La duración teórica de un cartucho de toner se basan en unas normas establecidas utilizando una metodología ISO para el cálculo. Todos los fabricantes de impresoras están adheridos a estas normas para poder evaluar el rendimiento de los cartuchos de toner.

En general, la duración de un cartucho de toner negro se establece como el número de páginas que puede imprimir si los trabajos de impresión tienen una cobertura media de un 5%. Esto es como si el toner se depositase sólo en el 5% de la superficie de la página. Un 5 % de cobertura puede equivaler más o menos a una página completa impresa solamente con texto.

Para la estimación de la duración de los cartuchos de color se suele emplear como cobertura media un 20% (un 5% por cada uno de los colores más el negro).

Como indiqué antes, la impresora suele estimar el número de páginas impresas en base a las rotaciones del tambor fotoconductor. Este recuento de páginas impresas lo puedes obtener a través del menú de la impresora.

Si sueles hacer trabajo con fotografías o con gráficos o con mucha masas de color, tu porcentaje de cobertura puede ser mayor y es posible que los cartuchos te duren mucho menos.

El precio de imprimir

Una impresora láser de uso personal o para una muy pequeña empresa puede costarte menos de 100 €. Y  los cartuchos de tóner puedes conseguirlos en torno a los 30 o 60 € si son originales y por 10-20 € si es el cartucho compatible.

En algunos casos te puede costar más la compra de los cartuchos en negro y de color que la propia impresora.

Si te fijas solo en el precio del cartucho es posible que termines eligiendo la impresora equivocada. Una medida más fiable de cuanto te puede costar a largo plazo la impresora es calculando el coste por copia.

Para calcular el coste por copia tienes que dividir el coste del cartucho de toner entre el número de impresiones para el que esta diseñado.

En algunas impresoras en cartucho de toner es una unidad con todos los elementos fungibles incorporados. Es el caso de Canon y HP. En otras, como en Brother o Ricoh, te venden el cartucho con el toner por un lado y el tambor fotoconductor en una unidad aparte.

Para estimar correctamente el cálculo del coste por copia, hay que calcularlo para cada uno de los elementos fungibles que intervienen en la impresión. Esto es, hay que sumar el coste por página del toner al del coste por página del tambor fotoconductor.

Almacenamiento del cartucho de toner

No compres demasiados cartuchos para tu impresora. Primero porque la impresora se te puede averiar y te quedarías con unos cartuchos obsoletos que no te sirven para otras impresoras.

En segundo lugar porque los cartuchos, aunque estén sellados, pueden humedecerse. Con la humedad y el calor el tóner puede apelmazarse en su interior, formando grumos. Cuando lo vayas a utilizar te puedes encontrar con que el cartucho no imprime nada.

Trucos para sacar el máximo rendimiento de los cartuchos de tóner

No saques el nuevo cartucho de tóner de su bolsa hasta que lo vayas a utilizar. Esto asegurará que el cartucho no esté expuesta a la humedad del ambiente.

Antes de instalar el cartucho dale una ligera sacudida para liberar el posible toner que se haya aglomerado.

Por último, si quieres exprimir un poco más un cartucho de toner gastado, muévelo suavemente hacia un un lado y otro. Es posible que en el interior le queden algunos grumos de toner o que éste esté acumulado en un determinado sitio del cartucho.